domingo, 20 de enero de 2013

Isabel Macedo ''No puedo controlar mi imagen''


Entrevista. A los 37 años, la actriz que se consagró en el éxito televisivo del último año vive un gran momento. Tras su doble rol en Graduados, va por más. La femme fatal está soltera...y sin apuro.

''El 2012 fue mi mejor año''

Todavía lleva en la piel la adrenalina de lo que fue el 2012. Un año de reconocimiento, de aplausos, de cosecha después de diecisiete años como actriz; un año sin escándalos ni romances públicos. Un año a pura actuación y de mucho trabajo ''terapéutico para quererse'', como confiesa. Lo cierto es que en su doble composición en la tira Graduados, por Telefe, Isabel Macedo rompió con todo y fue más allá de lo esperado. Por un lado era Jimena Benítez, discriminada por su gordura, sometida y presa del bullying de sus compañeros de secundario. Y por el otro, Patricia Longo, la contracara de Jimena, una mujer flaca, resentida y con sed de venganza. ''Fue el mejor año que viví a nivel actoral. Obvio que cuando arrancás con un proyecto querés que te vaya bien, pero no esperaba tanto'', analiza hoy. No solo el rating estuvo de su lado -fue el programa más visto del año- sino que los miles de fanáticos de Macedo hicieron estallar las redes sociales al son de sus escenas escritas por el grupo autoral, Korovsky- Frejdkes- Quesada.

- ¿Te cuesta cerrar los ciclos, los programas, los personajes?
Puntualmente va a ser mas difícil. Cuesta, sobre todo, por lo que generó hacer estos personajes. Que mi rol como Jimena haya salido en la parte de Sociedad del diario fue muy fuerte. Sé que ayudé a gente con exceso de peso que empezó a cuidarse; sé de otros que llevaban al médico el DVD con alguna escena que les había impactado como ejemplo. Hubo muchísima otra gente que se abrió y puso mirarse al espejo y personarse por no haber tenido herramientas en su momento para defenderse cuando fueron discriminados...

- ¿Sufriste algún tipo de discriminación por ser flaca?
No recuerdo, pero todo te cuesta un poco más, si no sería re graciosa hace años y mucho mas talentosa. La mirada del otro es muy dura sobre uno. Igualmente, en mi casa había mucho amor y no me dejaba amedrentar.

-Mi mundo privado-
Nació el 2 de agosto de 1975. Hija de un agrónomo y una maestra, tiene tres hermanos mayores de parte del primer matrimonio del papá. ''Nos llevamos bárbaro.
 Siempre vivimos todos juntos. Pasamos toda la infancia en Jujuy, donde mi papá tiene familia. Vivíamos en un pueblo y hacíamos cosas inmundas con mis primos. 
Ibamos a los panales de abejas y con pinzas de depilar les sacábamos los hijitos.
 Imaginate las abejas, nos corrían y terminábamos todos metidos en el arroyo poniéndonos barro'', recuerda risueña.
Pero ese costado guarro y pueblerino tenia su contracara:
''cuando veníamos a Buenos Aires mamá me ponía los vestidos de punto smog y me convertía en una lady. Usaba las botanguitas''. 
Todo muy prolijo, describe Isabel, quien una vez que arrancó el primario se instaló definitivamente en Buenos Aires. 
Hizo toda la etapa escolar en St. Catherine's, uno de los colegios mas exclusivos de la Capital.


- Y te convertiste en una cheta...
(Risas.) Fue una buena combinación la que me dieron mis papás. Tuve todo lo que necesitaba tener. La parte social, lo humano, el bienestar...

- ¿Fuiste presentada en sociedad, como solían hacer en las fiestas de COAS?
No, me muero, no tengo nada que ver con ese perfil...

- Pero te movías en un mundo snob...
Si, lo conocí claramente, pero pienso que no tenía nada que ver con eso. Porque mi personalidad era diferente. Mis papás iban a comer afuera con mis hermanos y yo, con 11 años, prefería quedarme sola en casa. No me daba miedo.

- O sea, padecías de snow off, el ir a un colegio privado...
Lloraba y sufría. Había mucha competencia. Yo quería volver a jugar e ir a Santa Bárbara con mis primas en Jujuy. Quería caminar despacito, ir a la cancha con mi papá (es hincha de Gimnasia y Esgrima de Jujuy). Acá no había posibilidades de hacer eso.

- ¿Y qué profesión tendrías si te hubieras quedado a vivir en Jujuy?
Hubiera querido ser maestra.

- Tenés un perfil de directora de orquesta y obsesiva, ¿no?
Seguro.

- Nos hubiéramos perdido de conocer a la gran malvada de la tele...
Yo me hubiera perdido de hacer lo que más feliz me hace en la vida. Pero igual me copan la parte social y todo lo que decís de que soy prolija. Tan ordenada soy que cuando juego con los hijos de mis amigas, me dicen: ''No estás jugando, estás ordenando''

- Bueno, igual tenés tu parte lúdica: por algo sos actriz.
Sí, nosotros jugamos doce horas a que somos otros, si eso no es lúdico...

- Muchos se preguntan si hay más después de Graduados, un gran éxito con mucho reconocimiento...
Hay todo. Yo con Floricienta fui súper feliz y pensaba que más que eso era imposible. Hacía de la prima jujeña, de la histérica, de la prolija, de la insoportable, cantaba, bailaba, hacía comedia...Siempre hay más.

- También aceptaste conducir La vuelta al mundo por El Trece, pero no les fue bien en el rating. ¿Qué creés que pasó?
No le fue bien de rating porque estaba en un horario muy raro, doce menos diez de la noche. Pero no me importaba nada cómo le fuera, estaba tan copada con la propuesta que pensaba que a todo el mundo le iba a gustar. Fue una experiencia de vida y de laburo. Fueron cuatro meses dando la vuelta al mundo. Nunca hubiera dicho que no. De hecho, cuando me ofrecieron estaba grabando Botineras y me esperaron...

- Sos todoterreno...
Yo podría hacer cualquier cosa, soy medio busca.

Dice que nada le importa tanto como encontrar un compañero. Pero no se pone plazos.

- ¿Me equivoco o tenés una cosa de desparpajo, de ''todo me resbala y la paso bien...''?
Cuando estoy cómoda soy muy graciosa, pero tengo que estar muy cómoda.

- Sino sos mas agreta...
Seria, te diría. Te voy a mostrar una foto de cuando tenía 3 años (la busca en su teléfono). Mirá, iba en el cochecito como una mujer seria, con una bolsa de caramelos y los repartía. Mamá me decía que era muy buena, pero seria. Y siempre fui así. ¿Viste que la gente se confunde seriedad con que esta todo mal?

- ¿Cómo te sienta el reconocimiento? ¿Te molesta el asedio de los fans, el pedido del autógrafo?
No sé que piensa la gente, tengo re buen trato, soy re educada, nunca sacaría cagando a nadie. Obvio que soy medio mal hablada. Me pasaba de salir del canal y por ahí la veo y les digo: ''Pero hace un calor de cagarse, la puta madre, qué hacen acá'' o ''tomaron agua''. Creo que hay momentos para todo y que uno tiene que ser lo suficientemente vivo: si no está para que lo vean porque se siente un poco mal, no tendría que salir. Punto.

- Imagino que se te complica ir a un shopping...
Sí, y por eso no voy. Y si voy, me saco la foto, firmo y me vuelvo a mi casa lo mas rápido que pueda. Con Graduados no se podía caminar. También, con lo que pasó con el personaje de Jimena Benítez, con esa composición que llego a un lugar que quizás nadie esperaba...

- Podría haber salido forzada esa caracterización. Digo, ponerse esa máscara, el traje...
Soy muy buena actriz.

- Veo que te querés...
Sí, me empecé a querer, me la empecé a bancar. No soy de las que más se la creen en el mundo, pero este año hice mucho trabajo terapéutico para poder transitar esto. Me empecé a querer mucho.

- Sos bastante exigente con vos, más sargento ¿no?
Sí, pero sólo es un modo.

- Y volviendo a Graduados, ¿hubo celos por el cartel, roces o competencia con alguno de tus compañeros? Había un elenco de primer nivel...
No, ni en pedo. Esas pavadas no tienen nada que ver con alguien que le gusta lo que hace, tienen que ver con alguien que quiere ser alguien. Se armó un equipo increíble, todos tiramos para el mismo lado. Muchos nos vamos a seguir viendo porque nos queremos un montón y porque nos gusta estar juntos.

- Se habla de Graduados 2, en 2014, ¿lo ves posible?
Pero eso no se sabe y mucho menos para dentro de dos años, imposible proyectar. Sí, va a ser difícil despegarnos porque estamos muy encariñados con lo que hicimos, fuimos escuchados y, repito, todos tiramos para el mismo lado. No hubo uno solo del elenco que quería sobresalir.

-Popurrí-
Leonina, pizpireta e intrépida, antes de meterse de lleno en la actuación Macedo intentó otros caminos para complacer a sus papás, que querían que siguiera una carrera. 
Estudió Administración Hotelera un tiempo y traductorado de inglés, pero indudablemente llevaba la actuación en las entrañas. A los seis años, rememora, volvía locos a los vecinos zapateando americano y no paraba de hacer shows y disfrazarse. 
Su llegada a la tele fue de casualidad. Un día acompañó a su novio de entonces, el actor Facundo Arana, al set donde grababa unos unitarios de Alejandro Doria,
 cuando se topó con Cris Morena, quien al enterarse que ella quería ser actriz le dijo: ''por qué no dejás un material?''.
Era viernes y lo tenía que llevar el lunes siguiente. Estudió durante todo el fin de semana, lo entregó en fecha, gustó y consiguió un bolo en Verano del 98. 
A partir de entonces siguió como un tren bala sin stop: Ricos y Famosos,  Muñeca Brava, Amor Latino, Floricienta, Alma Pirata, Don Juan y su bella dama, entre otros. 
En la actualidad tiene propuestas para hacer teatro y le encantaría volver al cine. Iba a estar en Vecinos en guerra, la nueva tira de Sebastián Ortega que empezará a grabarse en febrero. Pero finalmente Macedo no arregló



- ¿Y el amor?-
En la vida real, la morocha tuvo varios 
romances públicos y otros no tanto.
 Su última pareja fue el futbolista Federico Pocho Insúa, 
actual volante de Vélez Sanfield.


Isabel se tiene fe: ''yo puedo hacer cualquier cosa, soy medio busca''.


- Mucho trabajo, pero ¿no hay tiempo para el amor?
Estoy muy bien sola. Tampoco tuve mucho tiempo para encontrarlo porque soy muy obse con el trabajo, que por cierto me da mucha felicidad.

- Tenés 37 años, en la ficción de Graduados te embarazaste y pariste, ¿te dieron ganas de ser mamá?
¿Viste lo que era ese bebé? ¡Te dan ganas de tener cien! No, a mí lo que más me importa en la vida es encontrar a un compañero. Me parece que eso es fundamental: tener a alguien con quién reírte, divertirte, agarrarte de la mano y avanzar, disfrutar de la vida, de los crecimientos, de los amigos, viajar. Todo eso me parece lo máximo.

- ¿O sea que, por ahora, hijos no?
En algún momento, seguramente cuando me vuelva loca de amo, tendré ganas. Pero primero pienso que no me puedo privar de la sensación de morirme de amor por alguien.

- ¿Te pasó?
No te voy a contestar. Cuando camino por la calle la gente no me pregunta eso.

- No te pongas mala, la gente quiere que te enamores... Ahora, siempre salís con chicos lindos...
Sí, tengo re buen gusto.

- ¿Sabés que generas muchas fantasías en los hombres, que te ven muy sexual?
(Se pone colorada) Mirá, el otro día, era un sábado a la noche, yo estaba en un Laverap. Pasa un grupo de pibes y me dicen: ''la verdad es que yo te imaginaba en muchas situaciones diferentes, menos en ésta''. ''¿Y cuándo mierda quieren que lave?'', les respondí. Yo llego de grabar, me baño, me pongo el pijama y me quedo en casa.

- No te vas a hacer cargo de tu parte de femme fatal...
Es una imagen. Yo no puedo controlarla. Y no me interesa tampoco. Si piensan que soy espectacular, que lo piensen; si piensan que soy malísima, que lo piensen. Hace 17 años que trabajo, siempre con un perfil bajo y tranquila. Desde que arranqué supe cómo me quería portar. Hay mucha gente que se sorprende por la buena onda que tengo o lo divertida que soy...

- ¿Por qué decís malas palabras todo el tiempo?
No sé, no lo puedo manejar mucho. No me molesta. Me molestan otras cosas, no tanto la forma de hablar. Mis hermanos son bastantes mal hablados.

El sol del mediodía pega sobre el río y llega el panqueque de dulce de leche de postre. De su cuello cuelga un dije con el símbolo del infinito. ''Me lo mandé a hacer y me lo regalaron mi padres para mi cumpleaños. Es por el infinito amor que siento por ellos. Tenía un anillo así que me había regalado mi madrina antes de morirse, pero lo preste en un bar en España y nunca apareció. Me quedé muy mal por eso y pedí este regalo para envolver a toda mi familia'', explica al tiempo que termina el panqueque.

- Al final eras sensible...
(Carcajada.) Me sorprende que la gente piense cosas malas de mí. Nunca digo nada porque me da risa. Me da gracia que se hayan creído los personajes que hice. Si logré a través de mi actuación que mucha gente crea que soy mala no quiero que eso se aclare nunca. Si creen que soy una hija de p... está bien.

- También tenés fama de peligrosa. Se comentó que algunas mujeres dicen: ''que no trabaje con mi marido porque me lo va a sacar o va a tener un affaire...''
Pienso que son las fantasías...Si tuviera otro cuerpo, otro envase, hace siento años dirían: ''Esta mina es la que mejor hace comedia en el mundo''.

- No te cansás de actuar?
Me encanta, quiero actuar toda la vida. Pensá qué trabajo espectacular es que alguien te diga lo que tenés que decir y hacer ¿No es re difícil en la vida saber lo que querés hacer?



Durante la previa, las fotos y la entrevista, Isabel Macedo se mostró súper relajada, locuaz y divertida. Bromeó con el fotógrafo, se tomó dos licuados de durazno y naranja y almorzó un omelette de jamón y queso, a orillas del Río de la Plata.
Sexy con un vestido largo y un rodete desordenado en el pelo, y de muy buen ánimo saludó a los que la reconocían. ''Estoy pasando por uno de los mejores momentos de mi vida'', lanzó en un momento en relación a la repercusión que tuvo su personaje de Jimena Benítez en Graduados, el gran éxito del año pasado. Su cara sólo se transformará y se pondrá un poco triste al confesar el drama de su perro: ''Me hice la Nicole Neumann y traje un perro abandonado a mi casa. Al final, le arrancó un ojo a mi perrito Bauer y lo dejó tuerto. Ya no lo puedo llevar a ningún lado: se asusta de todo, y además no ve nada. Lo que te cuento no lo sabe nadie, es una primicia'', suelta, apenada por su querida mascota.


Revista VIVA - Domingo 20/01/2013



No hay comentarios.:

Publicar un comentario