miércoles, 30 de marzo de 2016

''En 40 años jamás me sentí tan segura''


Desnuda en cuerpo y alma, habla de su ''trauma'' con la exposición, la relación con su físico, su actitud frente al paso del tiempo y su pasion por el gobernador Juan Manuel Urtubey, que la anima a casarse y ser mamá: ''Volví a creer que el amor hace que todo sea posible''. 

Intima:
Acompañamos a la actriz de Multitalent durante la producción de la 
compaña otoño-invierno de la firma de lencería Peter Pan, 
que protagoniza por segunda vez

Qué cuesta más: desnudar el cuerpo o la intimidad?  Charlamos sobre ese match Show On versus Show Off que, paradójicamente, tantos actores suelen perder. ''Yo no encuentro contradicción. Mi vocación, mi trabajo, van de la mano con mis valores, con quien soy como mujer'', dice Isabel Macedo (40). Tal vez timida, algo distante, siempre cauta, pero en cualquier caso de parla mezquina si se trata de prensa. Aun en un encuentro de back...








Quienes te conocemos solemos preguntarnos: ¿A dónde van tu locuacidad y ese brillante sentido del humor cuando se activa el REC? ¿Esa fobia es un ítem de diván?
-No se trata de fobia. Considero que por momentos, al estar tan expuesta se dicen, sin querer y sin saber, muchas cosas incorrectas. Y como eso me daña mucho, tan celosa de mi intimidad como soy, prefiero preservarla. Sí, soy un tanto traumada por las entrevistas. Me siento muy incómoda hablando sobre mi vida personal.
Entre tomas de la nueva (y segunda) campaña de intimates que protagoniza, reflexiona. ¿Qué es la sensualidad? ‘’Inteligencia, generosidad y sensibilidad’’, citando lo que cree una fórmula infalible. ¿Pudores? No registra otro mayor que ‘’el hecho de que alguien me mienta mirándome a los ojos’’. Confiesa ser la más valiente ‘’para decir lo que pienso’’. ¿El secreto de su cuerpo? ‘’La genética de mi papito’’, señala. Y respecto a las vanidades físicas, responde sin dudas: ‘’En casa, mamá siempre nos aconsejaba a mis hermanos y a mí: ‘enamórense de alguien mirándolo a los ojos, sintiendo lo que les pase, porque lo externo puede cambiar’. Una lección más de seguridad y desprejuicio’’. 


A una edad en que muchas comienzan a taparse, vos estas mas segura. ¿La crisis de los 40 es sólo marketing?
-Estoy viviendo la mejor etapa de mi vida. Aprendí tanto en estos años... Me pasó de todo: sufrí mucho, lloré a mares y aprendí del dolor más profundo. El tiempo me dio herramientas para sentirme una mujer feliz: muy responsable de todo lo que hago y con la necesidad de reírme mucho. Si, hoy elijo la risa. 

Aún así, no hay quien no sienta escozor por el paso del tiempo.
-Soy una eterna adolescente: ésa es mi actitud. Puedo correr el foco del futuro y ponerlo en disfrutar hoy, en viajar, en estudiar, en conocer gente nueva e interesante. Para mí, la vida siempre está comenzando. No la secciono en etapas ni en edades. Soy presentista. Mido lo tangible, porque eso es lo verdadero. No me invento cosas ni pienso en lo que no hay. Mi energía esta puesta en lo que tengo. Lo hablé mucho con mi psicóloga. ''¡No se proyectar!'', le decía. Y ella respondía: ''Gracias a Dios, Isabel, Lo que te pasa es fascinante''. Soy así desde chiquita. A los diez años mi mamá me preguntaba: ''¿Qué queres comer esta noche?''. Yo le contestaba: ''No sé. Son las cinco de la tarde. Ahora disfrutemos del té. Esta noche voy a decirte si tengo hambre''.

¿Qué gran lección sacaste en cuatro décadas?
-Que es posible, conscientemente, no volver a cometer viejos errores. Y eso es un gran regalo. Por eso, cuando me preguntan si me preocupa el paso del tiempo, no lo asocio al deterioro físico, sino a la experiencia. ¿Cómo voy a temerle, si el tiempo me enseñó tanto? Me convirtió el la mujer feliz que soy ahora, satisfecha con el camino recorrido. Hoy puedo mirarme al espejo y decir: ''Bien, esta muy bien, Isabel''. Por lo único que regresaría a los 30 es para tener a mi papá.

''¡Soy un desastre! No hice ejercicio en cuatro décadas y rara vez me arreglé demasiado. Lo físico no tiene importancia. Como te expresas, como te moves y qué decís habla mucho más de una que la propia imagen. Yo priorizo estar bien alimentada, sentirme sana, no sólo por lo que ingiero, sino también con quienes me rodeo''. 



¿Sos una mina difícil?
-Soy tranquila, alegre, capaz de ser feliz con las cosas más simples. Qué opinen los demás... Me da igual. Ésta es la única vida que tengo y la disfruto como me sale.

¿Qué cosas ya no trasarías en el ámbito de la pareja?
-Nunca más haría algo que no quiero. No permitiría situaciones que me llevasen a donde ya no quiero estar. Ni me disfrazaria de algo distinto de lo que soy para agradar al otro.

¿Qué te enseña este nuevo amor (con Juan Manuel Urtubey- 46-)?
-Que es posible esa profunda paz interior que se logra cuando lo que siento, lo que pienso y lo que hago se alinean perfectamente. Durante años les pregunte a mis amigas: ''¿Qué es eso tan fuerte que se siente? ¿Por qué se casan?''. Cuando conocí a Juan Manuel entendí todo.




Tan linda que enamora. Recapitulando. El viernes 12 de febrero, Isabel y el gobernador de Salta, coincidieron en una comida pilarense organizada por amigos en común. ''Ni yo sabia nada sobre él, ni él nada sobre mí, Nuestros orígenes norteños fueron llevándonos a lugares afines'', cuenta quien hasta comenzar su etapa escolar solía pasar seis meses por año en Jujuy donde su papá, el ingeniero Antonio Emilio Macedo, se desempeñaba como ingeniero agrónomo. ''Todo comenzó sin buscarlo. Estaba lista para vivir lo que estamos viviendo. Todo llega cuando debe. Este amor es una gran bendición'', destaca. Dos días después -y una cita en un bar de rabas del Bajo de San Isidro- lo confirmó. ''Hablamos mucho, mucho. De su vida, de la mía. Y de nuestros sueños. Cuando salimos de ahí, supimos que esto era muy fuerte y para siempre'', dice Macedo. ''Nunca más volvimos a separarnos. Esa noche supe que era él a quien yo esperaba. Era él por quien tanto recé''. 


Así como pasó con icónicas de la soltería como Jennifer Aniston, por ejemplo, la frase popular que disparó la noticia del amor fue: ''Ojalá esta vez tenga suerte''.
-¡Es que todos merecemos ser felices!

A priori yo no seguraría que sos romántica...
-No, eso no... Yo diría ''idealista'' o ''soñadora''. Vivo eligiendo pensar que el otro siempre será considerado. Si hay algo que nos define como personas, es la intención de dar una mano a los demás. Esos son los gestos y actitudes que me importan, me conmueven, me seducen. 

En la charla anterior confesaste que ''definitivamente'' darías tu inédito ''si, quiero'' por Urtubey, ¿Podrías decir, con la misma seguridad, que estás dispuesta a ser mamá?
-Toda mi vida sostuve que formar una familia es un acto de gran responsabilidad, tiempo, respeto y mucha dedicación. Siempre dije que la maternidad llegaría cuando debiera, porque nunca fue una obsesión o una carrera, sino una consecuencia . Hoy te digo que estoy tan enamorada, y tan feliz, que volví a creer que el amor hace que todo sea posible. Y pienso en eso.

''Salta, tan linda que enamora'', dice el slogan oficial. ¿Tanto como su Primera Dama? ¿Que tal te llevás con ese tema?
-Es sólo una circunstancia, y los dos la llevamos con total naturalidad. ¿Qué importa el título? Estoy al lado de Juan Manuel y lo estaré siempre. 


Por: Sebastián Soldano
Fotos: Christian Beliera
Revista Gente. 




No hay comentarios.:

Publicar un comentario