miércoles, 15 de febrero de 2017

Soñar despierta

Amar después de amar es la nueva tira donde Isabel Macedo encara un rol de mujer engañada que contrasta a la perfección con su radiante felicidad de recién casada. Un paseo por su actividad social, su compromiso con la actuación y su temple para saber esperar que las cosas sucedan en el momento justo.

 Próxima al fin de semana, Isabel tiene otros planes que no incluyen quedarse en Buenos Aires. Esta vida más salteña que porteña la tiene entusiasmada, con una sonrisa marcada que desborda apenas empieza a hablar del tema. Enamorarse de Juan Manuel Urtubey, gobernador de Salta, provocó un cambio de vida donde no hay rutina y la sorpresa es constante.
Se la percibe como flotando en un cuento de hadas con la tranquilidad de haber encontrado al príncipe correcto. Isabel acompaña con gusto la agenda política de su marido y se emociona cuando habla de la gente que se acerca a ellos sin ningún fin más que expresar su cariño. Sensible, revolucionada por el flechazo del amor, y también muy abierta a un espacio social más distante de la actuación.
Compatibilizando ambos mundos, ahora le toca el turno de su nueva aventura televisiva. Amar después de amar, la gran apuesta de Telefe en el 2017, la tiene como una de las protagonistas de esta serie que mezcla condimentos policiales,


engaños e intriga. En un espacio exclusivo sobre el Rio de la Plata, a horas de la presentación de tira, Isabel es la primera en llegar y se ubica, para recibirnos, en un refugio ambientado para escapar del calor veraniego. Graciosa, con buenas armas para despertar risas ajenas, Isabel, figura de Multitalent Agency, muestra su encanto más allá de lo físico, que muchas veces resulta desconocido en los reportajes.
Habla sobre la construcción de su nuevo personajes, sus últimos roles que mostraron a una actriz que supo diversificarse y comparte lo maravilloso que le resulta estar enamorada.

- ¿Qué te llevó a aceptar amar después de amar?
- Me pareció muy interesante que fuese algo diferente de lo que venía haciendo. Además tenía el agregado de ser un proyecto corto, de cuatro meses de duración, es decir que al aire son 70 capítulos grabados de principio a fin,
sin alteraciones en el guión porque se graba tal y como se diseñó. Yo siempre estoy acostumbrada a hacer tiras muy largas, de mínimo un año. Con la misma productora había hecho una novela que duró 15 meses.

- Tiene algo de policial, de romance y traición. No es una novela de género puro ¿no?
- Si, no hay respiro. Mi personaje es una mujer que está fascinada con su marido y sus dos hijos adolescentes, es además muy protectora de la familia. Pero esa armonía se rompe cuando sucede algo que les cambia la vida a todos.

- ¿Cómo te preparas para un nuevo rol?¿Tenes herramientas propias, más allá del lineamiento que te baje el director?
- Lo que más me importa es leer la historia y armar el papel tomando decisiones todo el tiempo. Si uno sabe bien cómo es ese personaje, es mucho más fácil saber como reaccionaría frente a un conflicto. A mí eso me ayuda un montón porque me lleva a tener bien en claro
qué cosas le gustan, qué aceptaría y qué rechazaría. También cuáles resultan para ella normales y cuáles no. Internalizar esas cuestiones me da herramientas para actuar teniendo un camino allanado donde puedo representarlo y evitar quedarme en un lugar inmóvil de no saber qué hacer porque no soy la autora. Es una estructura que me arma.

¿Quién es Raque, tu personaje en ADDA?
- Es sumamente feliz. Está muy lejos de ser alguien que elige mirar para otro lado a partir de lo que le pasa. No se hace la tonta. Ella vive una vida con naturalidad, porque a pesar de lo que sucede, sabe dónde está parada y eso no modifica su personalidad. Además tiene claro que no va a lastimar a alguien, a pesar de sufrir, y que va a respetar a su familia.

- ¿Cómo es ponerse en la piel de una mujer engañada?
- No decidí basarme en la historia de nadie. Incluso tampoco lo hice en mis últimos papeles. Cuando en Graduados encarné a una chica que pesaba 100 kilos más que yo y en Guapas hacía una mujer que no podía tener hijos, no hubo una inspiración ajena. Creo en el respeto de transmitir lo que hago de un modo tal en que pueda surgir la identificación de la gente que lo mira y puede llegar a estar pasando algo así. Entonces me gusta que llegue de una manera amorosa y no desde un lugar de risa. En este caso no quise tampoco lograr que el público piense que ella merece ser engañada., sino que se pueda ver el error en quien la engaña. De hecho, Raquel es una mujer feliz con la vida que tiene a pesar de lo que le pasa.

- En Graduados surgió la empatía con el público de inmediato. ¿Te gusta que se produzca eso?
- No lo hice pensando que sucediera así. De hecho, no estaba preparada para salir en la parte de sociedad de un diario y no en espectáculos. También llegaron a invitarme a opinar sobre discriminación, pero yo no soy psicóloga ni alguien que haya padecido eso. Fue algo muy grande porque generó que algunos chicos, al ver la serie, empezaran a entender que lo que veían les pasaba en el colegio. Al sentir esa identificación les pedían a sus padres que los cambien de escuela. Para mí no era gracioso y yo elegí que no lo sea tampoco. Lo mismo me pasa ahora en este nuevo personaje. Desde mi cabeza no hay ningún atisbo que alguien piense que a una mujer como ella se la engaña porque estaba distraída.

- ¿Y vos que pensás de la infidelidad?
- Pienso igual que Raquel. No me gusta.

- ¿Creés en el amor para toda la vida?
- Si.

- En tus últimos proyectos se te ve diversa, con matices distintos. ¿Los buscas o te sucede?
- Me encanta el trabajo de actriz, me gusta actuar. No busco priorizar un tipo de rol, ni un tipo de formato. Si algo me parece que vale la pena hacerlo, le pongo todo el amor del mundo y voy para adelante. Nunca en la vida me interesó en qué lugar ponían a mi personaje, ni dónde estaba mi nombre en los títulos. No me importa. Al aceptar un proyecto, soy súper prolija porque soy respetuosa naturalmente. Por ejemplo, si alguien llega tarde, cuando esta todo el mundo esperando, es algo que no puedo soportar. Me pongo mal por mí y por todos mis compañeros. La injusticia me rebela y ya todos saben.

- Solías decir que te gustan las historias de amor, ¿crees que te tocó vivir la propia?
- Obvio. Tengo la historia de amor más linda del mundo que me podría haber tocado, llegó a mi medida. Me considero exitosa, transité un camino muy lento y perseverante, de mucho sacrificio. Lo mismo fue con cualquier novio. Podría haberme casado, tuve las propuestas con anillo y todo, pero no las elegí. Hace poco leí que decían cuando me casé: ¡Por fin le toca! Pero esto no es así. Me encanta el romance y Juan Manuel es respetuoso y caballero, por lo tanto tenía que ser él y ahí entendí por qué no me había casado antes.

ALGO MÁS DE ISABEL
Un balance entre la coquetería, los deseos laborales y la asesoría online.
¿QUE PERFUME USAS?
Chanel
UN TRUCO BEAUTY
Aplicarse la crema de ojos de noche en contra de la raya del ojo para no profundizarla
¿UN VESTIDO COMODÍN?
Uno negro, sin dudas.
¿UN HÁBITO SALUDABLE?
Para este año me propuse hacer algo nuevo y elegí empezar a salir a caminar. Veremos si puedo sostenerlo.
¿QUÉ HACES EN TUS TIEMPOS DE OCIO?
Me atrapan las historias de amor y me gusta mucho leerlas,
¿UN PERSONAJE QUE AÚN NO LLEGÓ?
Una historia de época, una mujer revolucionaria en un mundo masculino.
¿LO QUE MÁS TE PREGUNTAN EN LAS REDES?
De todo. Desde cosas de belleza hasta temas de trabajo, A veces subo tips porque me parece que esta bueno compartir, asesorar y ayudar.




- ¿Cómo haces para vivir en un estado de romance? ¿No le tenes temor a la rutina?
- No es una vida rutinaria la que tenemos, de hecho casi nunca estamos en el mismo lugar. A veces es abrir los ojos, no saber dónde estoy y que la vida simplemente me sorprenda.

- Cuando hiciste la serie Fronteras grabaste en Misiones, ahora que pasas tanto tiempo en Salta 'no te gustaría repetir la experiencia de grabar en la provincia y contar alguna historia distinta?
- Sería divino, pero creo que tendría que ponerme en un rol de productora que por ahora no quiero. Me gustaría poder hacer algo para mostrarles a todos lo linda que es Salta, pero también creo que el trabajo que me toca hoy, de acompañar a Juan Manuel, es algo mucho más hermoso y conmovedor que lo que me permite la actuación. Disfruto estar en ese lugar por el cariño que demuestra la gente. Eso me moviliza y recibo muchos más ''te quiero'' que los pensados. Además a los lugares a donde vamos, las personas que se acercan no saben quién soy. Ven llegar al gobernador con la primera dama y nos demuestran su amor.

- ¿Fuiste una novia muy detallista?
- Para nada. Lo llamé a Javier Saiach y le dije el vestido que quería. Después lo llamé a Ricky Sarkany, y sin avisarle que me casaba, le pedí que me diseñara unos zapatos de determinadas características. Para mí todo fue un disfrute, cero estrés, y además estaba grabando Amar después de amar, entonces todo lo iba resolviendo por teléfono. Algo tenía clarísimo, quería entrar con Juan Manuel porque, como mi papá falleció, no quería llegar sola a dar el sí. Casarnos fue una decisión muy linda, caminar juntos para aceptar ese compromiso resultaba algo mucho más hermoso, y así fue.

-¿Qué deseas para este año?
- Que la vida me siga sorprendiendo.

Por: Carolina Gonzáles para Vanidades.
Fotos: Gabriel Machado. 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario